Crisis en la plataforma discográfica: formatos para nostálgicos

 

El encanto del disco compacto es hoy día un embeleco de nostálgicos y furibundos aficionados, coleccionistas, auténticos amantes de la música y otras aves raras en un mercado de hoy día que abolió casi por completo el formato que hace tan sólo un par de décadas fue una novedad.

El invento data del final de la década del setenta, pero en Colombia sólo empezó a verse y usarse, no sin cierta resistencia, durante la primera mitad de los noventa, cuando aún la tecnología y la afición por el formato del Long Play estaban en auge y la comodidad y fidelidad del casete era bien apetecida entre los aficionados.

 Las dinámicas que suponían estos formatos estuvieron ligadas a afectos e imaginarios distintos que incluían cierta ritualidad y que convirtieron en su momento a estos artículos, en objeto de culto, lo cual no necesariamente sucedió posteriormente con la imposición del disco compacto.

A cambio, la tecnología del disco compacto (sidí o cedé, como en su momento la Real Academia de la Lengua aprobó llamar la plataforma) vendió la idea de ahorro de espacio y especialmente de gran fidelidad. Era un avance significativo y se prometía una durabilidad insuperable. Con el tiempo vimos que era un sistema tan delicado o más que su ancestro y que también admitía con facilidad imperfecciones como las ralladuras, los saltos y otros daños similares, irreparables.

 

***


JazzColombia.com es una marca de La Fundación La Zebra Azul © 2009. Todos los contenidos, imágenes y audio son propiedad de La Fundación La Zebra Azul,  han sido cedidos por sus autores, o su reproducción ha sido autorizada. Está prohibida la copia o uso indebido de este material, sin previa autorización de los autores. 

Bandvista.com :: Band Website Design Builder