Entrevista con Ricardo Gallo

 

Foto por Eliseo Cardona

 

Por Adriana Carrillo

Hay buenas razones para traer a colación al pianista/compositor bogotano Ricardo Gallo. Este 2010 ha sido el año de lanzamiento de dos álbumes basados en sus composiciones, junto a proyectos de suma importancia para su recorrido. El primero, Resistencias, es el tercer álbum junto a su cuarteto, con el lleva casi seis años. Después de haberlo presentado en octubre, en el Museo Nacional de Colombia, Gallo viene a Nueva York a reencontrarse con la escena de la que partió tres meses atrás, en la que estuvo durante siete años (yendo y viniendo constantemente a Colombia), pero en la que dejó varios fuegos en bajo. Se trató del lanzamiento de su Tierra de nadie, el 11 de noviembre en Joes Pub, en compañía de los grandes Ray Anderson (Anthony Braxton, David Murray, Danny Richmond, Charlie Haden), Mark Helias (Don Byron, Marilyn Crispell, Oliver Lake, Marty Erlich), Pheeroan aklaff (Cecil Taylor, Henry Threadgill) y Dan Blake. Y con este, se cumplen ya cinco álbumes bajo su dirección y autoría.

Gallo es un pianista fundamentalmente armónico y su veleta apunta hacia la experimentación y el riesgo. Ocupan parte importante dentro de su música tanto la melodía como el ritmo; es también su punto de partida y de llegada (a veces el desarrollo -siempre envolvente- de la trama). Mucho de su trabajo ha nacido después de preguntarse por qué no esto. Echa mano de los sonidos menos explorados dentro del folclor colombiano y las sonoridades más salidas de los límites, acercándolas al lenguaje del jazz. No es mucho decir que en la actualidad  es uno de los músicos más importantes y completos de Colombia, que con disciplina de artista independiente y versátil (es al mismo tiempo su intérprete, su crítico y su representante), va alcanzando lo que su música merece.

En un encuentro con el pianista en el Hungarian Pastry Shop de la Avenida Amsterdam en Nueva York, hablamos de Resistencias, del oficio de la composición y de otras experiencias a lo largo de su vida musical.

 

Adriana Carrillo: En los discos del cuarteto he encontrado siempre una atmósfera particular. En Los Cerros Testigos hay mucho de la capital colombiana (bambucos, pasillos, sobriedad), luego viene Urdimbres y Marañas con un aura más festiva, como una especie de carnaval disonante, ¿hay alguna idea particular alrededor de Resistencias?

Ricardo Gallo: Yo siempre he pensado que dentro del cuarteto hay mucha variedad e intereses por distintos tipos de música. Obviamente hay una evolución, pero siempre hemos intentado, más que hacer un disco de esto o eso, abrir la paleta de posibilidades. Y es esto lo que hay en este disco. Lo que sí he querido enfatizar -desde Urdimbres y Marañas quise hacerlo claro y ahora aún más- es el hecho de que somos un grupo.  Para lograrlo en Resistencias, quise pedirles a cada uno que escribieran para el grupo, pensando en el cuarteto, también dándonos espacios para hacer solos. Hay una introducción de contrabajo solo, otra de batería sola y está también la improvisación colectiva.

 

AC: ¿A qué le das relevancia a la hora de componer una pieza?

RG: Escribir para un grupo de jazz, donde se sabe que va a haber improvisación, es muy interesante y diferente para mí, que escribir una partitura final para un grupo de cámara, donde todas las notas están escritas. Se trata de definir lo más que puedas para que la pieza tenga alguna característica, pero al mismo tiempo no definir todo para que haya libertad. Precisamente, al escribir para este tipo de música, hay que tomar la decisión de no escribir más. Lo que busco es algo muy idiosincrático, que tenga mucho carácter, y eso puede estar en una melodía o en una manera de jugar con el ritmo.

 

AC: ¿Qué valor tiene la melodía para ti en una música con tantas posibilidades de salirse de ella, de su simpleza?

RG: Desde que yo empecé a componer, sabiendo que quería aprender muchas cosas de música experimental y de cosas muy abiertas, también quise tratar de mantener una identidad melódica. Quería poder escribir una buena melodía. Sí, para mí es importante. Algunas piezas están absolutamente basadas en una melodía fuerte, otras en la estructura, o en la armonía.

 

AC: He notado que la percusión también tiene gran importancia dentro del sonido del cuarteto. ¿A qué se debe eso?

RG: Sí, se ha vuelto algo esencial y cada vez más incorporado, y bueno, es algo que representa toda una cantidad de tradiciones, así como el trío tradicional de piano, que es un formato muy jazzístico, cada instrumento de percusión va a representar también una tradición. El tambor alegre va a representar un montón de músicas del caribe; si hay un bombo, del pacífico, es decir, también hace relación a otra cantidad de músicas diferentes.

 

AC: Como cuarteto tuvieron una presentación acá ¿Cómo sentiste que fue recibida tu música? ¿Qué reacción percibiste en el público ante estos sonidos en Nueva York?

RG: En el 2007 estuvimos tocando en el Festival de Artes Escénicas en Puerto Rico y de paso tocamos acá, y una cosa que se comentó más allá de los sonidos, fue que lograba sentirse como grupo, cosa que es muy difícil acá, porque si puedes tener un ensayo antes de la presentación es todo un logro. Obviamente sí hay grupos que llevan tiempo cultivándolo, pero en muchos casos algunas ideas de grupo no logran serlo tanto como quisieran.

 

AC: ¿Qué tienes pensado hacer próximamente? ¿Piensas seguir y grabar con el cuarteto?

RG: Bueno, así como ellos tienes otros grupos yo también tengo los míos. Estoy a punto de lanzar un disco en Nueva York: The Great Fine Line-Tierra de Nadie. Quiero grabar con el trío Tauom (Satoshi Takeishi, Dan Blake, Ricardo Gallo) el próximo año. Hay unas grabaciones que quiero hacer antes de volver a grabar con el cuarteto. Sin embargo, me parece muy interesante continuar con un grupo y seguir cultivando, ir cambiando y creciendo, pero igual, con la misma gente, y voy a hacer todo lo posible para que el cuarteto continúe. Y, nuevamente, parte de lo que hace que refresque y que valga la pena apuntarse otra vez es seguir creando música.

Entrevista publicada originalmente en el blog bluemonkmoods


JazzColombia.com es una marca de La Fundación La Zebra Azul © 2009. Todos los contenidos, imágenes y audio son propiedad de La Fundación La Zebra Azul,  han sido cedidos por sus autores, o su reproducción ha sido autorizada. Está prohibida la copia o uso indebido de este material, sin previa autorización de los autores. 

Bandvista.com :: Band Website Design Builder