La ropa de “entrecasa” no puede ser más el atuendo de los músicos de jazz

 

La siempre bella edición de Jazz Times, trae una reseña breve y muy simpática en su entrega de abril de 2010, entorno a un tema aparentemente fútil, pero del cual no muchos se han percatado en el medio del jazz colombiano y sobre el mismo que hace mucho tiempo había querido escribir unas cuantas líneas: el atuendo del músico de jazz.

 

La publicación mensual se refiriere al tema en su sección Opening Chorus, diciendo que si bien la creación de una apariencia o look procedente en buena forma de la cultura del video clip en ámbitos del pop y el rock, no ha sido esencial en el desarrollo de la música de jazz y entre sus músicos, es definitivamente crucial lucir bien y sobre todo limpio y bien cuidado.

 

La nota es discreta pero incisiva: Style Wars: Dressed to Impressed(Guerra de Estilos: Vestidos para Impresionar). Entre los más radicales, las apreciaciones de la nota firmada por John Murph suscitarían una ampolla en el perchero; los más abiertos se interesarían en confrontarla con los argumentos propios y los del autor y seguramente uno de los asuntos para esgrimir, serán los presupuestos.

 

Esa ‘guerra de estilos’ que propone Murph, no debería ser tal, y es un buen punto de partida para poner de precedente una frase popular tan nuestra, como el estilo de una ropa que llamamos de “entrecasa” y es aquello soso y sin argumento de fondo que decimos “entre gustos no hay disgustos”, con tono mas que tolerante: permisivo y desobligado.

 

***


JazzColombia.com es una marca de La Fundación La Zebra Azul © 2009. Todos los contenidos, imágenes y audio son propiedad de La Fundación La Zebra Azul,  han sido cedidos por sus autores, o su reproducción ha sido autorizada. Está prohibida la copia o uso indebido de este material, sin previa autorización de los autores. 

Bandvista.com :: Band Website Design Builder