Qué es y de dónde proviene una jam session

 

 

Durante el proceso de instalación de las tropas norteamericanas en la ciudad de Nueva Orleans como campo de entrenamiento y puerto de embarque de personal hacia el combate en la cruenta primera guerra mundial que estalló en 1917, los miembros de una rara cofradía dedicada al entretenimiento clandestino tuvo que partir hacia el norte del país, para instalarse en barrios suburbanos de ciudades como Chicago y Nueva York.

 

Los asentamientos en vecindarios como Harlem dieron así origen a un encuentro de razas, sonidos, sabores y costumbres y son famosas las descripciones de los cronistas de esa época (y que muy bien recoge Ted Gioia en nuestros días) sobre como desde los ventanales abiertos del hermoso vecindario republicano se ventilaban tanto los lieds de Chopindesde victrolas, como las vísceras en cocción sureña y los primeros blues a ritmo sincopado del poco conocido estilo del stride time.

 

Era un territorio de inmigrantes europeos (principalmente holandeses) y en breve tiempo de los negros que llegaron desde el profundo sur y que llegaron a ser la mayoría dominante. Sólo unos pocos podían pagarse aquellos enormes apartamentos que componían pisos completos en casas de tres y cuatro niveles, por lo cual tuvieron que juntarse varios de ellos para reunir fondos y fue de ese modo como surgió la primera modalidad de las largas y casi interminables sesiones de improvisación en torno al baile y a dos o tres instrumentos musicales, concentrados especialmente en torno al piano, que era un elemento de casi obligada presencia en casi todas esas casas.

 

Esta es la figura de las primeras jam sessions que en realidad se llamaronrent parties: una especie de ‘fiestas privadas para pagar la renta’ que aunque no ascendía a más de un dólar por persona, era difícil de cubrir y es así que se empezó a cobrar la entrada para ver a los que serían los grandes genios de una era como el pianista James P. Johnson.

 

Con el tiempo, la ilegalidad de las rent parties se convirtió en el formato de los primeros clubes Neoyorquinos en los cuales se presentarían variedades de diversa índole, entre bailarinas exóticasanimadores,comediantes y, por supuesto, músicos locales que hacía rato intercambiaban saberes con los foráneos llegados de Nueva Orleans.

 

  El formato de la jam session tiene referentes también en los duelos que algunos guitarristas se ponían de esquina a esquina en los vecindarios de la vieja ciudad sureña de Nueva Orleans. De todos modos, su esencia y su modalidad ha sido la de alcanzar una improvisación colectiva: la base armónica y rítmica puede proponer una idea, sobre la cual los vientos e incluso las cuerdas, se acercarán a proponer líneas melódicas, generando nuevos temas e interpretaciones. Hoy por hoy estos improvisadores recurren a temas extraídos de una guía esencial de acordes y líneas melódicas proveniente del llamado ‘cancionero popular americano’ que en buena parte de ha diversificado en extensos y muy completos libros denominados The Real BookThe New Real Book, o The Latin Real Book. Esos son los famosos standards, con los cuales los músicos tienen una guía básica para orientarse y estar en la misma sintonía, que de todos modos se puede alterar ligeramente.

 

***


JazzColombia.com es una marca de La Fundación La Zebra Azul © 2009. Todos los contenidos, imágenes y audio son propiedad de La Fundación La Zebra Azul,  han sido cedidos por sus autores, o su reproducción ha sido autorizada. Está prohibida la copia o uso indebido de este material, sin previa autorización de los autores. 

Bandvista.com :: Band Website Design Builder