Un perro de cerámica que ladra menos y muerde más

 

 

Foto por : Adelaida PardoEs sin duda, de los conciertos más memorables que hayamos tenido la fortuna de presenciar en Bogotá. No solamente porque fue cancelado debido al paro agrario, los disturbios  y el subsecuente cierre de la Universidad Nacional (donde habría sido originalmente pues luego fue reprogramado por los organizadores del Festival Distritofónico en la Gilberto Alzate Avendaño y en el restaurante La Hamburguesería de San Rafael) sino porque el concierto fue célebre desde el inicio:  Marc Ribot entra al escenario con la sencillez de la experiencia y con sus 59 años encima; se sienta tranquilamente, toca algunos acordes y dice: "Lamentamos profundamente la cancelación del concierto ayer, luego de que el gobierno cerrara la Universidad donde se suponía que íbamos a tocar, pero no lamentamos ni por un minuto, la acción de los estudiantes que provocaron el cierre. Ofrecemos nuestra solidaridad y apoyo a maestros, estudiantes y campesinos. ¡Que viva la huelga!" El teatro se estremece de aplausos y ovaciones y empieza el imparable sonido de Ceramic Dog a cubrir todo el recinto con una fuerza avasalladora.  Más allá de las etiquetas y géneros musicales, la propuesta musical de Ceramic Dog es la resistencia.  ¡Ah! Es que los que hablan de rock,  jazz o punk, dicen que “el verdadero significado de su género” es la ruptura con lo establecido, la reivindicación de los derechos, la rebeldía o la defensa de la libertad. Cada género y sus evangelizadores proclaman diferencias infranqueables con los otros y eso es precisamente lo que los define, los agrupa, los hace vestir diferente y comprar solo lo que suene conocido.  Sin embargo, este "Perrito de Cerámica", tan ‘kitsch’ y mostrón, ladra menos y muerde más. 

Ceramic Dog es un trío de guitarra, bajo y batería con un sonido muy potente y complejo; en Colombia hubo ñapa.  Junto al baterista Ches Smith y al bajista Shahzad Ismaily, la guitarra de Ribot integró el funk, el jazz, el punk con el sonido tradicional colombiano en la percusión de Martin Vejarano, invitado a acompañar algunos de los temas en el concierto.

 

En el teatro se sentía una atmosfera muy particular. Los asistentes no eran sólo impasibles conocedores de la música; aquellos que miran a los demás con sospecha, los mismos pálidos que mantienen la compostura y la pose. ¡No!, era casi imposible no emocionarse y entregarse al disfrute de la música. Se oían gritos emocionados, la mitad de auditorio movía la patica o asentía con la cabeza; a medida que el repertorio avanzaba, la gente se conectaba más.  La mayoría de los temas del concierto eran de su más reciente trabajo, Your Turn. El segundo con Ceramic Dog, después de Party Intellectuals.  Temas emblemáticos como “Take 5” inmortalizada por Dave Brubeck pero actualizada y reinterpretada por el ruido de Ribot fue uno de los momentos más emocionantes del concierto. También tocó otras piezas, como “Masters of The Internet” especialmente dedicado a los que bajan música ilegal en la red, y les dice de frente y de manera contundente: "Download this music for free! / We like it when you do! / We don't have homes or families to feed!... “Baje esta música gratis, nos encanta cuando lo hace!, no tenemos hogares ni familias que alimentar”.  Otro de los favoritos fue el tema "Lies My Body Told Me” con un sonido oscuro y melancólico que nos recuerda sus tiempos con Tom Waits.

Si se lo perdió, o quiere oír más de Marc Ribot, además de Ceramic Dog, le recomiendo varios trabajos: Marc Ribot y Los Cubanos Postizos con la música de Arsenio Rodríguez (Atlantic, 1998); Marc Ribot Plays the Works of Frantz Casseus (Melod, 1993); o simplemente, encuéntrelo en sus colaboraciones con bandas tan destacadas como los Lounge Lizards, de John LurieJohn Zorn o Tom Waits. De hecho, en la revista Rolling Stone, dicen que Marc Ribot ayudó a Waits a redefinir su sonido a partir del emblemático álbum Rain Dogs (Island, 1985).

Si bien la música de Ribot es estudiada, muy consciente y para algunos, cerebral, sus más de treinta años de experiencia profesional lo han llevado a la exploración y la experimentación constante. Su propuesta persiste en la independencia y ofrece la subversión de las formas y la postura crítica de una resistencia en desarrollo.

En Colombia lo tuvimos en la mitad de un paro que –en el momento de escribir este texto­– no ofrece tregua en el corto plazo.  Sin embargo, de un concierto cancelado pasamos a dos conciertos al día siguiente. Uno de los temas con los que se cerró el concierto de Ribot decía: “We are not tired”, “no estamos cansados” y esta, es sin duda, una resistencia compartida.

 

 Ana María Valenzuela

Fotos: Adelaida Pardo

 

***


JazzColombia.com es una marca de La Fundación La Zebra Azul © 2009. Todos los contenidos, imágenes y audio son propiedad de La Fundación La Zebra Azul,  han sido cedidos por sus autores, o su reproducción ha sido autorizada. Está prohibida la copia o uso indebido de este material, sin previa autorización de los autores. 

Bandvista.com :: Band Website Design Builder